¿Estaría orgullosa?

«Caminaba lentamente por la playa, hundiendo la planta de los pies en esa deliciosa humedad de la arena, tratando de comprenderme a mí misma frente al inmenso e inabarcable mar. Escuchaba el sedante sonido de las olas al romper, el aire me acariciaba el rostro y me producía escalofríos. Aunque estaba rodeada de gente, en esos instantes sentía que la playa estaba desierta. Como ese momento de una película en el que la cámara hace zoom hasta la protagonista, y el resto de la escena aparece difuminada. Oía sonidos imprecisos, rumores inconcretos, oía sin escuchar.

Andaba sin saber realmente a dónde, dando libertad a mis pasos, sin rumbo. Me iba acercando hacia un punto lejano, sin entender por qué. El punto se iba haciendo cada vez mayor, y de repente ya pude distinguirlo con claridad. Pareció que el tiempo se detuvo, que no existía nadie más, y la vi: una pequeña niña de tres años, con la piel bronceada, el cabello rubio y libre y esa infinita sonrisa que tienen todos los niños porque nunca les han roto el corazón. Estaba inclinada sobre el mar, observando abstraída el movimiento de las olas. Toda la sangre de mi cuerpo pareció congelarse en un momento, porque me di cuenta de quién era. Era yo.

Era yo, exactamente la misma yo que había sido hace años. Esa niña risueña repleta de sueños áureos y energías interminables. Me quedé paralizada esperando su reacción, porque yo no sabía cómo actuar. Pensé que me golpearía, que se enfadaría conmigo o que comenzaría a reprocharme todo lo que no le gusta de la persona que soy ahora. Pero, en lugar de eso, abrió sus brazos hacia mí. Y me abrazó. Nos abrazamos con una energía en la que iban contenidos catorce años. Y así nos quedamos toda la tarde, abrazadas, mientras veíamos bostezar al sol.»

Fue con el recuerdo de ese abrazo con el que desperté, sobresaltada por el sonido de la alarma que me empujaba a afrontar un nuevo día. Mientras el agua de la ducha resbalaba sobre mi piel, me detuve a pensar en el significado de ese sueño. La niña que era antes se había mostrado simplemente para abrazarme, quizás para demostrarme que está orgullosa de la chica que soy ahora, que me acepta. Y este sueño me deja ahora sumida en un océano de dudas. ¿Si esa niña existiera, realmente me aceptaría?

No sé si sería capaz de entender que esas risas despreocupadas que lanzaba al viento cada vez escasean más. Que la niña fuerte y segura que pasaba la vida soñando se ha convertido en una chica con debilidades, inseguridades, y que la mayoría de esos sueños se han perdido en el recorrido. Que los amigos con los que antes era eterna se han convertido en seres llenos de falsedad a los que ya no reconoce. Que muchas de las personas sin las que no podía vivir ya no forman parte de su vida. Que los chicos que una vez le robaron besos se han transformado en unos miserables. Que muchos de sus temores se han convertido en realidades. Que se está acercando al mundo de adultos que tanto odia. Que aquellos días de playas eternas y excursiones por los barrancos con su mejor amigo ahora son momentos para los que casi nunca hay tiempo. Que la chica que es actualmente tiene miedo. Miedo a poner las ganancias y las pérdidas en una balanza, y no estar contenta con el resultado. Miedo a haber empezado a sobrevivir, en lugar de vivir el momento. Miedo de haberse perdido a sí misma en el camino.

Y ahora tú, que me lees, hazte esa pregunta.

¿Estaría la persona que fuiste orgullosa de la que eres ahora?


¡Ey, poetas! ♥

Esta entrada es algo antigua ya, si les soy sincera la reutilicé de mi antiguo blog porque he estado unos días sin Internet en mi casa y no he podido publicar antes. Espero que, a pesar de todo, les guste. Y, por supuesto, si hay algo que quieras decirme (o, mejor dicho, escribirme)… Adelante.

Un abrazo.

Miss Poessía

Copyrighted.com Registered & Protected  FXXT-KLIQ-2DE3-QZDO

Licencia Creative Commons
Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivar 4.0 Internacional.

Anuncios

Escrito por

Canarias, 20 febreros. Estudio Filología Francesa. Soy una mortal más que intenta descifrarse a través de las palabras y que escribe para saber lo que siente.

17 comentarios sobre “¿Estaría orgullosa?

  1. Wow, qué entrada, qué escritura, qué reflexión!
    ¡Escribes muy pero muy bien, Julia!
    Te felicito, de corazón. 😊
    Yo creo que todos tenemos a ese niño(a) que espera vernos realizar lo que soñábamos en la infancia. Ese niño( a) espera que vivamos con esa gracia y simpatía que solo un niño puede tener.
    ¡Me encantó la entrada!
    Abrazos 😊

    Le gusta a 1 persona

  2. Ohh, muchas gracias, de corazón. No sabes la ilusión que me hace verte por mi blog y que me dejes comentarios tan bonitos como este… Para mí es un placer que te haya gustado, me gusta ver que alguien entiende lo que escribo y que he conseguido transmitir lo que quería.
    Coincido contigo en que todos llevamos ese niño dentro, pero a veces lo olvidamos en el camino. Es por eso que hay que recordar nuestras raíces, como te dije en tu post, creo que es esencial para saber a dónde dirigirnos y si lo que estamos haciendo realmente nos hace felices.
    Gracias, de verdad.

    ¡Abrazos! ❤

    Le gusta a 1 persona

  3. Para mí es todo un gusto visitarte. Me voy a volver un lector constante de tus publicaciones 😊. No lo agradezcas, lo hago de todo corazón.
    ¡Y qué viva ese niño en nosotros, dejémoslo salir!
    Besos.

    Me gusta

  4. Que bonito escribes Miss Poesia leerte me da la inspiracion para poder seguir creando ideas , pensamientos y por que no poesia como tu , ya que esto es un arte el saber expresar las palabras por medio de sentimientos hecho poesia como lo haces tu espero recibir noticias pronto de ti ya que soy nueva por estos rumbos del blog y una opinion demas no estaria nada mal asi que pasa por mi blog y dime que te parece lo que encuentras , en hora buena tienes mucho talento saludos desde Mexico .

    Me gusta

  5. Hola! Me gustó muchísimo tu entrada, porque además de que me gustó como está escrita (A mí me trasladó a ese momento) tiene mucho de verdad. Todos pasamos por esa etapa, ese quiebre, en la que una inevitablemente se da cuenta cuenta como son las cosas en realidad, pero yo creo que es porque ya puede ser más autocrítico.
    Lo importante es no dejarse vencer por eso y seguir 🙂
    Un beso!

    Me gusta

  6. ¡Hola! 🙂
    Qué alegría me ha dado leer este comentario, en serio, me ha animado y me ha dado muchas fuerzas para seguir escribiendo. Te acabo de conocer y ya me pareces encantadora, este tipo de comentarios son los que hacen que todo merezca la pena.
    Por supuesto que me paso por tu rinconcito en cuanto pueda, seguro que escribes de maravilla… Es un placer que me visites desde México, tiene que ser precioso.

    Un abrazo.

    Le gusta a 1 persona

  7. ¡Hola, Ani!
    Muchas gracias por emplear tu valioso tiempo en leerme, reflexionar sobre el post y dejar por aquí un comentario tan bello como este. Me alegro mucho de que te haya gustado y de que te haya hecho pensar, ese era mi objetivo, veo que he logrado transmitirte lo que quería y es genial… Gracias de nuevo, de verdad, es un placer tenerte por mi humilde morada.
    ¡Besos! ❤

    Le gusta a 1 persona

  8. Todas esas preguntas, esas dudas, son perfectamente normales. Recuerdo los muchos cambios que se produjeron en mi vida al cruzar la delicada línea entre la adolescencia, esa etapa maravillosa en la que todo lo que nos pasa es lo más importante de nuestra vida, y el mundo adulto. Parecía un cataclismo. Se venía todo abajo mientras, paralelamente, empezaba a construir algo nuevo. Bueno, no exactamente nuevo, porque todas esas vivencias constituyen unos buenos cimientos sobre los que edificar.
    Los diecialgo y los veintipocos se viven de forma trepidante, pero en realidad son una parte muy pequeña de la amplia vida que se abre ante nosotros. De esa época acaban perdiéndose muchas cosas, pero también quedan algunas, las mejores, las que realmente nos van a marcar el camino. Hay tanto por descubrir, tanto que aprender, que disfrutar, tanto por lo que reír, y llorar también, por supuesto.
    No te conozco, pero sé que esa niña estará feliz por saber que en unos años escribirá tan bien.
    Adelante. 😉

    Me gusta

  9. ¡Qué comentario tan hermoso, Benjamín! Muchísimas gracias, de verdad, no sabes la alegría que es leer estas palabrss por la mañana. Ya estoy contenta para el resto del día gracias a ti… Espero construir bien mis cimientos y que dentro de unos años, cuando recuerde esta época, esté orgullosa de las decisiones que tomé y de la chica que fui.
    Te agradezco enormemente que me hayas hecho reflexionar y

    Le gusta a 1 persona

  10. Me ha encantado la reflexión y me has hecho pensar en ello…y no lo sé, quizá si o quizá no, tampoco tenía pensada ninguna linea a seguir en el futuro con lo cual creo que cualquier cosa que fuese seguir lo que realmente quisiera está bien.

    ¡un abrazo!

    Me gusta

  11. ¡Hola, Cristian! Qué alegría verte de nuevo en mi blog, es un placer tenerte por aquí. Me alegro de que te haya gustado mi reflexión y de que también te haya servido para reflexionar, estoy segura de que el niño que fuiste está muy orgulloso del increíble chico en el que te has convertido.
    ¡Un abrazo! ♡

    Me gusta

  12. ¡Hola, Señorita Poesía!

    Por fin un rato libre para leer este post. Me ha encantado, me ha llegado el corazón y me ha hecho reflexionar sobre lo que ya lo hice hace unos días, cuando escribí mi última entrada en mi blog. Muchas gracias por contarlo tan bien.

    Un abrazo, nos leemos ;).

    Le gusta a 1 persona

Déjame leer tu valiosa opinión

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s