Desde las alturas

Me preguntaron si estaba enamorada de ti
y no supe qué responderles,
mi voz se quedó muda
y en mi garganta
apareció ese nudo tan familiar
que desde hace meses
no hacía acto de presencia.

No sé si estoy enamorada de ti
o del retrato idealizado de tu persona,
ese que he ido dibujando poco a poco
entre los lienzos blancos de mi imaginación.

No sé si lo que me enamora es tu forma de reír
o el modo en el que esa carcajada
ha traído a mi vida tanto ruido
que ya no se escucha el eco de mi soledad.

No sé si me gusta el sabor de tus besos
o si simplemente
estaba buscando unos labios en los que olvidar
el regusto amargo de mis despedidas.

No sé si te quiero por lo que eres
o por lo que podrías llegar a ser.

No sé si eres el motivo o la justificación,
la razón o la excusa.

No sé si junto mi piel con la tuya
buscando un calor que convierta el ecosistema
de mi corazón en un lugar habitable,
o si voy en busca de incendios
que quemen los inviernos que guardo por dentro.

No sé si pesa más mi amor hacia ti
o las ganas de llegar a amarte.

No sé si eres ese clavo que ha venido a sacar al otro clavo
que llevo hundido en el lado izquierdo del pecho
o el martillo que lo hundirá más en mis entrañas.

No sé si eres el adecuado
o si todas esas cosas que tenemos en común
han ido creando un espejismo
en el que siempre apareces reflejado
como la solución a todos mis problemas.

No sé si he sabido sumar mi alegría a la tuya
y hacer que cuando estamos juntos mi felicidad
tienda a infinito
o si siempre he sido tan mala en matemáticas
que no he sabido ver
que lo que pensaba que era una suma
es en realidad una pequeña resta de mi dolor,
una división de las penas entre dos cuerpos
que nunca dará como resultado cero.

No sé si me has cautivado por todo lo que me ofreces
o si te he elegido a ti
porque me da miedo aceptar esa otra oferta
que, aunque implique poner mi vida patas arriba,
tal vez sea la única que me haga feliz ahora.

No lo sé, tal vez sea una yonqui
del subidón de los enamoramientos pasajeros
y de las mariposas que no revolotean en el estómago,
sino un poco más abajo.

Sigo sin explicarme por qué las personas
tenemos la extraña manía de crear laberintos
a medida que vamos caminando hacia el amor,
para cansarnos, así, de tanta búsqueda;
de tanto camino.

Pero soy tan gafe
que cada vez que busco un amor en línea recta
acabo atrapada en una montaña rusa
de la que no sé bajar.

Será que me he vuelto adicta
a la belleza de las curvas.

Será que ya no concibo otra forma de enamorarme
si no es desde las alturas,
aunque siempre sepa antes de empezar
que el desenlace será la caída.

Miss Poessía

Copyrighted.com Registered & Protected  FXXT-KLIQ-2DE3-QZDO

Licencia Creative Commons
Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivar 4.0 Internacional.

Anuncios

Escrito por

Canarias, 20 febreros. Estudio Filología Francesa. Soy una mortal más que intenta descifrarse a través de las palabras y que escribe para saber lo que siente.

4 comentarios sobre “Desde las alturas

  1. ¡Viva las montañas rusas! ¡Viva las locuras transitorias¡ ¡Pero sobretodo, viva las locuras que no podemos controlar! Sigue amando así Julia, pronto llegará esa persona con la que navegarás por inmensos océanos y verás ese atardecer que recordarás toda la vida.

    Le gusta a 1 persona

  2. Estupendo poema. No entiendo por qué no encuentro tu nombre real en el blog.
    Me parece imprescindible y te diré por qué. Muchos de mis amigos poetas, hoy personas de gran relevancia en la literatura, comenzamos en las redes con nicks. Yo siempre usé mi nombre real como seudónimo porque me mareaba tanta fragilidad en las formas, dado que los contactos iban y venían como pasajeros bajo la lluvia, y no podía anclar con una literatura progresiva, que es como me gusta leer a los poetas.
    Por tu foto, no sé si es tuya, eres muy joven. Por tu poesía eres alguien que ha madurado en la vida y pasó por la experiencia del amor, el abandono, el odio, la mirada hacia sí mismo y toda la lista de sentimientos que suele aflorar en el verso.
    También me resulta complejo de leer tu blog. Eso de pinchar aquí y allá y no tener un orden secuencial lo hace atractivo visualmente pero raro para un seguimiento más cabal.
    Cada cual se mueve en las redes como mejor le apetece. Tengo mis manías y respeto las ajenas.

    Le gusta a 1 persona

  3. ¡Hola, de nuevo!
    Es un placer volver a verte por aquí. En realidad, en “Sobre mí” puedes encontrar mi nombre real. Utilizo este seudónimo porque me parece más acorde con el blog y la temática, pero, por supuesto, no tengo ningún problema en decir mi nombre real.
    Sí, soy jovencita, 20 primaveras jeje. Muchas gracias por tus palabras y por tus consejos, los tendré en cuenta para cambiar a mejor.

    Le gusta a 1 persona

Déjame leer tu valiosa opinión

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s