Tal vez…

Tal vez lo que ocurre es que ambos tenemos demasiado temor de comprobar qué pasaría. Qué pasaría si uno de los dos osara por fin tirar millas en dirección contraria al terreno seguro, correr el riesgo de agarrarse a unos brazos sin tener la certeza de si esos mismos brazos serán los que nos salven del precipicio o los que nos empujen a él.

Tal vez nuestro miedo ya haya cruzado las fronteras y puedas olerlo allá donde estés, a mí ya me está llegando la leve fragancia del tuyo.

Tal vez nos estamos impidiendo ser felices por el pánico a la caída. Pero no sé, amor, ¿cómo vamos a saber si nuestro destino es volar o caer, si ni siquiera nos hemos atrevido a subir a este avión de valentía que ya se está cansando de esperar por nosotros?

Tal vez tenemos miedo de gastar nuestra última bala en un tiro que, probablemente, no llegue a alcanzar su objetivo. Pero, piénsalo, ¿y si lo hace? Yo estoy dispuesta a disparar, aunque el tiro me salga por la culata y acabe suicidándome. Porque, al fin y al cabo, no hay peor suicidio que el de saber que tú y yo podríamos ser poesía y convertirnos en el poemario más bello que jamás haya existido, pero que nos conformamos con ser un cutre haiku que nadie lee. No me importa morir, pues tengo alma de gata y aún me quedan unas cuantas vidas. Aunque he de decirte, amor, que si esta fuera la última, merecería la pena morir viviendo en ti.

Tal vez la única manera de resolver nuestro problema sea sumando nuestros caos. Me da igual si, al final, el resultado es negativo o positivo. Lo que importa es resolver la ecuación. Y hace demasiadas madrugadas que sospecho que tu inicial es la incógnita que debo resolver para que la ecuación de mi vida acabe cobrando sentido. Que, tumbada sobre tu cuerpo, nuestra alegría podría tender a infinito. A veces me cuesta más entenderte que recordar los decimales de Pi, pues creo que tú siempre has sido más irracional. Pero eso es lo que más me gusta de ti: saber que no tienes límites, que contigo siempre habrá horizontes que me obligarán a seguir caminando.

Tal vez merezca la pena cruzar océanos para encontrarnos. Tal vez, si no lo hacemos, siempre nos quedará la duda de saber si hubiéramos sido maremoto indomable o espuma calmada.

Tal vez me he enamorado irremediablemente de las minas de tus lápices que, en contacto con el folio, crean versos con poder de seducción masiva. Tal vez me atrae demasiado la idea de convertirme en tu musa y devolverte la inspiración, de escribir juntos poemas a la Alhambra.

Tal vez nos hace falta despertar juntos para saberlo.

Miss Poessía

Copyrighted.com Registered & Protected  FXXT-KLIQ-2DE3-QZDO

Licencia Creative Commons
Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivar 4.0 Internacional.

Anuncios

Escrito por

Canarias, 20 febreros. Estudio Filología Francesa. Soy una mortal más que intenta descifrarse a través de las palabras y que escribe para saber lo que siente.

5 comentarios sobre “Tal vez…

  1. ¡Me gusta mucho lo que escribis! Comencé aqui para poder escribir en libertad y decidi buscar algun otro blog que tenga esa escencia y que tambien pueda leer y sienta algo o lo lea pensando en alguien.
    Muy lindo 🙂 un saludo de Argentina!

    Le gusta a 1 persona

  2. Vaya, ¡muchísimas gracias! No sabes lo feliz que que me hace leer estas palabras, es genial que a una le digan que tengo esencia. Te doy la bienvenida a mi humilde morada, rebusca donde quieras y siéntete como en casa. Gracias de corazón, me hace mucha ilusión que me leas desde Argentina.
    ¡Un fuerte abrazo! ♡

    Me gusta

Déjame leer tu valiosa opinión

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s