País que habito

¿Debería celebrar con orgullo
este 12 de octubre,
ondear satisfecha mi bandera?

Lo lamento, pero hoy siento cualquier cosa
menos orgullo.

Lo siento, pero no voy a ondear una bandera
que ahora mismo está teñida de vergüenza,
de hipocresía y de opresión.
Estos colores no me representan.

No entiendo cómo alguien
puede seguir encontrando arte y belleza
en el hecho de encerrar
a un animal indefenso en una plaza
y clavarle banderillas hasta que muera.

No me representan los corruptos
que plagan este país como cucarachas,
ni los fachas.

No me representan los recortes
en educación, sanidad y cultura,
ministros que nunca están a la altura.

No me representa un presidente que miente,
que roba y destroza y no se arrepiente,
que no va de frente.

No me representa un país que,
en lugar de invertir en el talento que tiene,
reduce cada vez más la inversión en educación.
La fuga de cerebros
no se lleva fuera solo el intelecto,
también hace que se marche el corazón.

No me representan los medios manipulados,
los canales de televisión financiados,
los periodistas que en lugar de informar
dejan la verdad de lado
y hacen que crezca el número
de cerebros lavados,
de pensamiento uniformado,
del criterio adormilado.

No me representa la gente
cuyo mayor motor de acción es el fútbol,
personas que se indignan por una falta,
pero a las que la injusticia no les sobresalta,
aquellos que están más pendientes
del resultado de un partido
que de la fractura de un país
en el que el diálogo ha desaparecido.

No me representa esta nación
en la que el pueblo no es escuchado,
en las que los dirigentes prefieren
el golpe a la palabra y,
en lugar de dar a las propuestas abrigo,
responden con daño y castigo.

No me representa un país
que salva a un banco
y al mismo tiempo deja a la gente
en la calle por no poder pagar su casa,
que convierte el derecho al hogar
en un privilegio
y a veces frena el desarrollo
de un niño en el colegio.

No me representan
los programas de Telecinco,
la tele basura alejada de la cultura.

Ni la televisión española
y los canales financiados
por un gobierno que tiene miedo
a que estemos informados.

No me representa un sistema
en el que un hombre y una mujer
no ganan el mismo sueldo
haciendo el mismo trabajo,
un sistema en el que la igualdad de género
aún vuela muy bajo.

No me representan los españoles racistas,
los fascistas
ni los extremistas.

Me interesa la tolerancia
y los actos desinteresados,
los altruistas.

No me representa un territorio
en el que los refugiados no tienen refugio,
la respuesta de un estado cruel
que antes de escuchar tu historia
mira de qué color es tu piel.

Mi patria no es eso,
no entiende de países ni fronteras,
mi patria es un abrazo
que no tiene en cuenta banderas.

No me representa el juego
de las farmacéuticas,
el negocio a costa de nuestra salud.

No me representa el descenso
de las inversiones en investigación
ni entiendo cómo se pueden negar los recursos
a alguien que solo quiere seguir su pasión.

Me cuesta soportar la idea de que alguien
que podría descubrir la cura a una enfermedad
no disponga de los medios necesarios para hacerlo;
es lo que tiene la mediocridad de un país
que tiene el talento delante pero no sabe verlo.

No me representa la violencia,
ni dirigentes políticos incapaces
de sentarse y hablar con paciencia.

No me representan mis representantes.

Es indignante
que en el mismo suelo convivan líderes
que no saben hablar bien en inglés,
a los que les falta formación
y les sobra descaro
y gente llena de pasión y ganas
engrosando las listas del paro.

No me representan los jóvenes fascistas,
las personas que no se informan,
los ciudadanos que con todo se conforman.

No me representan derechas ni izquierdas
que no sepan hablar,
las verdades absolutas
ni la fuerza bruta.

No me representa esa mayoría
que sigue votando a quien le roba en las narices.

No me representa quien no escucha,
quien pretende hacerse escuchar a gritos,
quien hace de la mentira su deporte favorito.

No me representa todo el que contribuye
a que el aspecto físico de una periodista
o el vestido que lleva
genere más debate que su profesionalidad,
tanto cerebro vacío,
tanta superficialidad.

No me representa un estado en el que El Hormiguero
gana el Premio Nacional de Cultura,
en el que la gente aplaude el machismo
y convierte en líder de audiencia a un programa basura.

No me representa un país
en el que los libros de Belén Esteban,
Jorge Javier Vázquez y Terelu Campos
son bestseller, un país donde cantantes machistas
llenan más escenarios
que aquellos que realmente merecen ser llamados artistas.

No me representa nuestra monarquía,
me da vergüenza que sigamos pagando a los reyes
de un cuento que ni ellos mismos se creen,
monarcas cuyo máximo interés
es seguir llenando sus arcas.

No me representa una justicia
que no es igual para todos,
un sistema judicial que hace que una persona
pase más tiempo en la cárcel por robar comida
que un corrupto que roba millones.

No me representa una religión
que determina a quién podemos o no amar,
que solo deja hueco en el paraíso
para unos pocos,
que nos dice cómo se llama el dios
en el que debemos creer,
que te hace sentir culpable
y te señala cuando cometes un pecado,
pero luego te perdona
con unos cuantos padrenuestros.

Hoy no me siento orgullosa ni representada,
más bien engañada.

Quiero un país que ondee una bandera blanca,
que ofrezca nuevos vientos en lugar de anclas.

Un país que haga de la risa su himno,
huérfano de todo extremismo.

Celebraré la hispanidad
cuando España sea un país de verdad.

Miss Poessía

Copyrighted.com Registered & Protected  FXXT-KLIQ-2DE3-QZDO

Licencia Creative Commons
Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivar 4.0 Internacional.

Anuncios

Escrito por

Canarias, 20 febreros. Estudio Filología Francesa. Soy una mortal más que intenta descifrarse a través de las palabras y que escribe para saber lo que siente.

2 comentarios sobre “País que habito

Déjame leer tu valiosa opinión

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s