Mi corazón es un poemario

El corazón es como un poemario.

 

Mi corazón guarda dentro poemas

en forma de personas:

cada persona que pasó por él

dejó versos tatuados,

cada uno supo traerme la poesía

a su manera.

 

Hay poemas teñidos de nostalgia

como ese beso que das

en una terminal de aeropuerto

sabiendo que probablemente será el último.

 

Hay poemas caóticos que amas sin poder evitarlo

porque son tan locos y extraordinarios

como el Sombrerero de Alicia.

 

Hay poemas que desearías no haber escrito jamás

porque afean el paisaje de tu corazón

y le bajan unos cuantos grados la temperatura,

convirtiéndolo en un lugar inhabitable.

 

Sin embargo, todos los poemas te enseñan algo.

 

Todos y cada uno de los versos que escribes

te muestran algo de la persona que eres

o de la que fuiste.

 

Por eso los más horrendos, esos que lees

un par de años después y te decepcionan,

también son necesarios.

Porque, aunque ahora no sepas

cómo fuiste capaz de escribir algo tan penoso,

sin lo feo de esos versos

no sabrías apreciar la luz y la verdad

de los que vinieron después.

 

Pero lo peor de tener poesía

dibujada en las paredes de tus entrañas,

es que cuando conoces a alguien

y derrumbas los muros para abrirle paso,

te arriesgas.

Te pones en peligro.

Pasas a ser un libro abierto para él.

 

Hay algo hermoso

en el hecho de confiar el órgano

que te mantiene con vida

a otra persona,

pero también es un acto temerario.

Extremadamente valiente.

Casi suicida.

 

Porque puede que llegue a tu vida

alguien con prisa,

con ansias por escribir

encima de todos esos versos

con tinta fresca,

para que sus palabras

sean las últimas que recuerdes.

 

Y no le importará cuánto tardaste

en escribir y reescribir cada verso,

cuántos besos convertiste en poema,

cuántos kilómetros adentro bajo la piel

tuviste que hurgar desangrándote las entrañas

para lograr rescatar esa palabra huidiza

que tanto necesitabas,

cuántas letras necesitaste

para ahogar el ruido de ese olvido

tan largo

después de ese corto amor

del que habla Neruda.

 

Todo eso no valdrá nada para él.

 

Llegará a tu corazón

como un lector ávido

y leerá todo el poemario en una sola noche.

Luego dirá que te conoce,

que es capaz de apreciar tus matices

y entender la escala de dolores de tu alma.

 

Pero tú sabes que eso es imposible.

Porque llevas mucho tiempo leyéndote,

tratando de descifrarte.

 

Y a veces ni tú misma

consigues llegar a entender todo

lo que llevas escrito en el interior.


Miss Poessía

Copyrighted.com Registered & Protected  FXXT-KLIQ-2DE3-QZDO

Licencia Creative Commons
Esta obra está bajo una Licencia Crea

Anuncios

Escrito por

Julia. Canarias, 21 febreros. Estudio Filología Francesa. Soy una mortal más que intenta descifrarse a través de las palabras y que escribe para saber lo que siente.

8 comentarios sobre “Mi corazón es un poemario

Déjame leer tu valiosa opinión

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s