No te canses de amar

Lo siento.

Sé que te he roto

el corazón.

 

Lo llenaste de amor,

de verdad y de ganas

de quererme tal y como soy,

con mis defectos,

mis manías

y mis rarezas.

 

No hay nada

más valiente que eso:

querer a una persona así,

del modo en el que tú

te has atrevido a hacerlo.

 

Porque tú le devuelves

el significado al verbo amar

y la esperanza a las almas

sin fe como la mía.

 

Nunca he creído en Dios,

pero creo en ti

y para mí eso

vale mucho más.

 

Cuando tú apareciste,

se fue el miedo.

 

Y, después de darme

tanto amor,

cogí entre mis manos

todo lo que habíamos construido

y lo quemé.

 

Ahora que nuestra relación

es un puñado de cenizas

y cristales rotos,

me siento la persona

más miserable del mundo.

 

Me he dado cuenta de

lo difícil que es

volver a hacer fuego

a partir de unas cenizas

y de lo imposible de querer

que un jarrón vuelva a verse igual

después de pegar todos sus pedazos.

 

No, ni la hoguera tendrá el mismo calor

ni el jarrón tendrá el mismo aspecto

porque cuando algo va muriendo

cuesta mucho reanimarlo.

 

Ojalá fuera una experta cirujana

y pudiera coser las heridas

de esta relación que sangra

abierta en canal

hasta que ambos olvidemos

lo mucho que ha dolido.

 

Ojalá pudiera extirpar

de tu cuerpo todo tu dolor

y meterlo en el mío:

si alguien merece todo el daño

soy yo.

 

Ojalá pudiera darte tanto amor

que te sintieras como un niño pequeño

que lo mira todo lleno de ilusión

y que tiene el corazón intacto.

 

Ojalá, de verdad, ojalá fuera capaz

de hacerte olvidar que

tienes el corazón roto.

 

Ahora me doy cuenta:

al romperte el corazón,

el mío también se rompió.

 

Porque, amor, yo siempre fui feliz

cuando vi que tú lo eras

y ahora que he llenado tu vida de pena

yo también estoy triste.

 

Solo espero que,

por muchas personas estúpidas

como yo que se crucen en tu camino,

no cambies.

 

No cambies, por favor.

 

Porque tienes el alma más hermosa

que jamás he conocido,

una mente preciosa

en la que nunca me cansaría

de sumergirme

y un corazón demasiado puro

para este mundo tan contaminado.

 

Ojalá jamás te hubiera herido

de esta manera tan cobarde.

 

Pero, ahora que no

puedo cambiar lo que he hecho,

solo te pido eso:

no cambies.

 

No pierdas toda la belleza

que llevas por dentro

porque el mundo merece

observar tu luz.

 

Sigue brillando,

sigue soñando

y sigue dándole sentido

a cada latido de tu corazón.

 

No te canses nunca de amar,

por muchos infiernos que te alcancen,

porque ser amada por ti

se parece mucho al paraíso.

 


Miss Poessía

Copyrighted.com Registered & Protected  FXXT-KLIQ-2DE3-QZDO

Licencia Creative Commons
Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons

Anuncios

Escrito por

Julia. Canarias, 21 febreros. Estudio Filología Francesa. Soy una mortal más que intenta descifrarse a través de las palabras y que escribe para saber lo que siente.

2 comentarios sobre “No te canses de amar

Déjame leer tu valiosa opinión

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s