Poema que nunca debí escribir

 

Conocerte fue como descubrir

la playa más hermosa

pero, en lugar de irme

de vacaciones a tu cuerpo,

fui un jodido tsunami

que arrasó con todo.

 

Escucharte reír era

como saltar al mar

en un día asfixiante

de verano.

 

Cuando me besabas

me sentía como una niña pequeña,

como cuando caía y mi madre

soplaba sobre mi daño y le daba un beso

y yo sonreía y sabía que iba a curar.

 

Tus besos, igual que los de mi madre,

soplaban sobre mis cicatrices y las besaban

y la velocidad con la que tus labios

bailaban un tango sobre los míos

era directamente proporcional

a la de cicatrización de mis heridas internas.

 

Escucharte hablar

era sinónimo de ver callar al miedo,

al jodido miedo,

ese viejo peregrino que recorría

los kilómetros de pena bajo mi piel

hasta que llegaste tú

y decidió colgar las botas

y abandonar el camino.

 

Mirarte despertar cada mañana

y asistir a la aurora de tus párpados

era tan fascinante

como ver teñirse el horizonte de naranja

de madrugada en una noche de verano,

tras haberse dormido mirando las estrellas.

 

Amor, tú eras mucho más que una estrella,

eras la luna llena que intimidaba

al resto de los astros del cielo.

Y yo, que siempre he sido una selenófila,

nunca supe como enseñar

a mi alma de loba

a asimilar tanta belleza.

 

Quererte fue darme cuenta de que,

aunque siempre haya sido una nómada

porque me aterra permanecer en el mismo lugar,

en tu vida hubiera abandonado la huida

y echado raíces.

 

Eras todo eso para mí

y muchísimo más,

pero creo que jamás

llegué a demostrártelo.

 

Lo siento.

 

Siento haberte hecho sentir

como una mierda

cuando siempre fuiste para mí

como una piedra preciosa:

mi vida era como una inmensa playa

y en medio de toda esa arena interminable

te convertiste en esa piedra de colores

que brilla bajo el sol.

 

Yo era una pirata cansada de tanto viaje

y cuando estaba a punto de bajarme del barco

tú te convertiste en el tesoro,

dándole sentido a todos los naufragios pasados

y motivos para seguir llenando de viento

mis velas.

 

Ojalá hubiera sido capaz

de haberte demostrado todo esto

cuando era el momento.

 

Ojalá nunca hubiese tenido

que escribir este poema…

 


Miss Poessía

Copyrighted.com Registered & Protected  FXXT-KLIQ-2DE3-QZDO

Licencia Creative Commons
Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons

Anuncios

Escrito por

Julia. Canarias, 21 febreros. Estudio Filología Francesa. Soy una mortal más que intenta descifrarse a través de las palabras y que escribe para saber lo que siente.

5 comentarios sobre “Poema que nunca debí escribir

  1. ¡Hey! ¿Cómo estás? Me alegra saber que, después de todo este tiempo que he estado un poco ausente tu talento no ha disminuido ni una milésima. Ahora que vuelvo a estar aquí intentaré ponerme un poco al día. ¡Qué hermoso poema, y qué buena idea incorporar el audio! Un abrazo. 🙂

    Le gusta a 1 persona

  2. ¡Hey, qué alegría verte por aquí, Juan! ♥ Qué bonito es leer este comentario lleno de cariño después de todo este tiempo, me alegro mucho de que te siga gustando lo que escribo. Yo también espero pasarme pronto por tu rinconcito a ver qué maravillas traes… Un fuerte abrazo, cuídate 😉

    Me gusta

Déjame leer tu valiosa opinión

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s