Mi chico revolucionario

Foto de la entrada: Dirty boots and messy hair Basado en el poema «Mi chica revolucionaria», de Diego Ojeda Mi chico revolucionario tiene veinticinco y aún no he sabido averiguar si son inviernos o primaveras. Habla árabe, francés, inglés y me hace reír cuando chapurrea español con su acento particular. Odia el sushi y todo […]

Leer Más

Chico catastrófico

Qué fácil te resulta ir por ahí desordenando sentimientos, poniendo vidas patas arriba. Creo que casi todas las catástrofes naturales tienen nombre de mujer porque quienes les ponen nombre aún no te han conocido. Joder, menudo torbellino has generado en el orden y la paz interior que tanto me costó crear. Llegaste como una alerta […]

Leer Más

El hogar es donde duele

Foto de la entrada: Asaf R (Unsplash) Estábamos hablando sobre el hogar y, de pronto, me dijo: el hogar es donde duele. Observé su cicatriz en el lado izquierdo del pecho, justo al lado del corazón.   En una ocasión le había preguntado cómo se la hizo y me respondió como de memoria, como quien […]

Leer Más

Tu cara es un poema

Estoy segura de que la persona que inventó la expresión “tu cara es un poema” te estaba mirando. Tu cara es un poema y no uno cualquiera. Tu cara es un libro y cada cicatriz una historia que no me canso de escuchar. Cicatrices que me sé de memoria y que quiero besar hasta que […]

Leer Más

Mereces la pena

Mereces la pena porque has sido capaz de resucitarme las ganas, porque cuando me habían quemado las ilusiones supiste coger esas cenizas y convertirlas en un ave fénix que ahora vuela más alto que nunca emigrando hacia el paraíso, sobrevolando miedos, inseguridades y pasados descosidos. Mereces la pena porque desde el primer momento en el […]

Leer Más

Qué importa

Qué importa que hayas nacido a casi 4000 kilómetros de aquí, si cuando estamos juntos la distancia más grande entre ambos son los centímetros de piel que separan nuestras entrañas enamoradas. Qué importa que estés aprendiendo a nadar, si yo nunca dejaré que te hundas en otras olas que no sean las de mi pelo, […]

Leer Más

Ya no tengo miedo

Dejaste en mi habitación este bolígrafo con el que te escribo, el envoltorio de un preservativo, un puñado de ansias de besar de nuevo tus labios que saben a rebeldía y el recuerdo en mi piel del tacto delicioso de tu cuerpo. Es curioso, toda mi vida estallando mis ilusiones contra el egoísmo de tíos […]

Leer Más

Si fueras

Si fueras un poema, no serías un soneto. Tampoco un romance, ni una copla, ni un haiku, ni una lira. Quizás serías el epitafio que vino a escribirse con tinta permanente sobre mi soledad, el himno que vino a devolverle el ritmo a mi carcajada, la prosa poética que me quita las penas y trae […]

Leer Más