El chico postureo

Yo te tenía en un pedestal. Creí que eras brutalmente sincero, irresistiblemente divertido. Pensé que eras un tipo de fiar solamente porque escribías poesía, pero en realidad eras un jodido ególatra que se sentía bohemio y atractivo con una mano aferrada a un vaso de cerveza y la otra rodeando la cintura de cualquier chica […]

Leer Más